VERANO 2013: «NATURA CONSCIENT»

[:es]

Hace más de 6 años que creé, junto a Jordi Calvo de “El Mussol” lo que entonces titulamos como “Senderismo Consciente”.  Jordi se dedicaba a buscar las rutas y guiarnos por los caminos y yo, planteaba el primer seminario que diseñé para compartir la práctica de Estar Presente en contacto con la Naturaleza, al que llamé “el taller del ahora”. No descubrimos américa, ciertamente. Hace miles de años que los humanos vivían, sin ningún tipo de esfuerzo y de forma natural en contacto profundo con la Naturaleza: la respetaban, la cuidaban y la veneraban reconociéndola como lo que es: una Gran Maestra

Hoy, las propuestas de salidas y contacto con la Naturaleza desde otra sensibilidad se han multiplicado. Es normal. De forma más o menos consciente o inconsciente es lo que nos toca, lo que nos corresponde como especie: recuperar una relación con la Naturaleza basada en el respeto y el reconocimiento mutuo. Comprender verdaderamente que no somos superiores a Ella, y que no está ahí para que la saqueemos o para servirnos. Donarle aquello que nosotros tenemos (consciencia de la conciencia) y recibir aquello que Ella tiene (vida en estado puro)

La situación era muy diferente hace 6 años. La palabra “crisis” no se había convertido en el mantra de la sociedad occidental. En realidad, reflexionando un momento y tirando de honestidad con nosotros mismos nos daremos cuenta de que vivíamos mucho más dormidos. Creíamos que aquella “sociedad del bienestar” era de verdad. Creíamos por tanto que el bienestar podíamos conseguirlo en lo exterior, en lo material. Fuera, se nos facilitaba la película para ayudarnos a seguir engañados.  Ahora la película terminó. Estamos mucho más en contacto con la verdad. Y ello nos lleva de forma inevitable a darnos cuenta que el único posible bienestar depende de nuestro interior. La vida nos trae de mil formas más y más contundentes esta realidad

Cada vez somos más personas las partícipes de esta invitación evolutiva que tenemos delante de nuestras narices. Se trata de una situación excepcional a nivel planetario, y científicos, filósofos y maestros espirituales se ponen de acuerdo en esto. Puede resultar apasionante vivirlo si aprendemos a canalizar todo este rápido movimiento de cambio. Y aunque no exento de dificultad, es una gran oportunidad para todos nosotros

Durante este tiempo de trabajo con la Naturaleza he ido descubriendo, lentamente, la potencia que tiene una relación profunda y consciente con un árbol, una flor, la piedra, el río, un pájaro, etc. Aparentemente, no ocurre nada extraordinario. Sencillamente estamos dando un paseo, u observando algun elemento, en silencio y con la intención puesta en una cierta actitud interior. Pero en lo profundo, entramos directamente en el Presente y en la Vida, y ésto es una experiencia muy poderosa y potente. Debemos ser cautos y humildes. La mente no puede ni percibir ni comprender ésto, y tenderá a no darle importancia. Pero si perseveramos, entraremos sin duda a escuchar los mensajes que se esconden tras esa conexión. Si es que uno o una puede, quiere, o se deja, claro. Porqué en primera y última instancia, en la vida en general, siempre vas a encontrar y te vas a llevar la medida proporcional a lo que pongas

Lo digo a menudo, el tiempo de parar no es tiempo perdido. Es necesario pararse. Ese bien escaso en los tiempos que corren, esa cosa tan poco popular que es NO HACER, de vez en cuando, es más que buena. Yo necesito tiempos de descanso para encajar, asimilar, integrar en el cuerpo, células, músculos y cerebro, lo aprehendido. Y ahora salgo de uno de esos tiempos de descanso y asimilación

Por tanto, propongo salida este verano. Ahora lo llamo  “NATURA CONSCIENT”  y el planteamiento se moldea con mi propia evolución como no podría ser de otra forma. Seguimos con algunas caminatas, siempre en silencio, como columna vertebral de la propuesta. Seguimos con movimientos corporales y prácticas de Presencia y Rendición (o Aceptación) como aprendizaje valioso. Abriendo también la experiencia al disfrute más mundano: un refresco en una terraza, ir a la piscina municipal o cenar en el pueblo, si nos apetece. Aprender a disfrutar de la forma más allá de la forma, más allá del ego

La vida se ha creado para que aprendamos a estar plenos y felices en ella. Ésta es nuestra VERDADERA NATURALEZA. Para crear una nueva vida, un nuevo mundo, necesitamos aprender a ESTAR BIEN. No importa la situación que estemos viviendo, siempre podemos encontrar paz en nuestro interior, aunque sea por un instante. Y si ese instante es de verdad, suele ser un comienzo de algo que no olvidaremos nunca

Si te interesa aquí tienes la info concreta

 

[:ca]

                                                         Hace más de 6 años que creé, junto a Jordi Calvo de “El Mussol” lo que entonces titulamos como “Senderismo Consciente”.  Jordi se dedicaba a buscar las rutas y guiarnos por los caminos y yo, planteaba el primer seminario que diseñé para compartir la práctica de Estar Presente en contacto con la Naturaleza, al que llamé “el taller del ahora”. No descubrimos américa, ciertamente. Hace miles de años que los humanos vivían, sin ningún tipo de esfuerzo y de forma natural en contacto profundo con la Naturaleza: la respetaban, la cuidaban y la veneraban reconociéndola como lo que es: una Gran Maestra
Hoy, las propuestas de salidas y contacto con la Naturaleza desde otra sensibilidad se han multiplicado. Es normal. De forma más o menos consciente o inconsciente es lo que nos toca, lo que nos corresponde como especie: recuperar una relación con la Naturaleza basada en el respeto y el reconocimiento mutuo. Comprender verdaderamente que no somos superiores a Ella, y que no está ahí para que la saqueemos o para servirnos. Donarle aquello que nosotros tenemos (consciencia de la conciencia) y recibir aquello que Ella tiene (vida en estado puro)


La situación era muy diferente hace 6 años. La palabra “crisis” no se había convertido en el mantra de la sociedad occidental. En realidad, reflexionando un momento y tirando de honestidad con nosotros mismos nos daremos cuenta de que vivíamos mucho más dormidos. Creíamos que aquella “sociedad del bienestar” era de verdad. Creíamos por tanto que el bienestar podíamos conseguirlo en lo exterior, en lo material. Fuera, se nos facilitaba la película para ayudarnos a seguir engañados.  Ahora la película terminó. Estamos mucho más en contacto con la verdad. Y ello nos lleva de forma inevitable a darnos cuenta que el único posible bienestar depende de nuestro interior. La vida nos trae de mil formas más y más contundentes esta realidad

Cada vez somos más personas las partícipes de esta invitación evolutiva que tenemos delante de nuestras narices. Se trata de una situación excepcional a nivel planetario, y científicos, filósofos y maestros espirituales se ponen de acuerdo en esto. Puede resultar apasionante vivirlo si aprendemos a canalizar todo este rápido movimiento de cambio. Y aunque no exento de dificultad, es una gran oportunidad para todos nosotros


                                                             Durante este tiempo de trabajo con la Naturaleza he ido descubriendo, lentamente, la potencia que tiene una relación profunda y consciente con un árbol, una flor, la piedra, el río, un pájaro, etc. Aparentemente, no ocurre nada extraordinario. Sencillamente estamos dando un paseo, u observando algun elemento, en silencio y con la intención puesta en una cierta actitud interior. Pero en lo profundo, entramos directamente en el Presente y en la Vida, y ésto es una experiencia muy poderosa y potente. Debemos ser cautos y humildes. La mente no puede ni percibir ni comprender ésto, y tenderá a no darle importancia. Pero si perseveramos, entraremos sin duda a escuchar los mensajes que se esconden tras esa conexión. Si es que uno o una puede, quiere, o se deja, claro. Porqué en primera y última instancia, en la vida en general, siempre vas a encontrar y te vas a llevar la medida proporcional a lo que pongas


Lo digo a menudo, el tiempo de parar no es tiempo perdido. Es necesario pararse. Ese bien escaso en los tiempos que corren, esa cosa tan poco popular que es NO HACER, de vez en cuando, es más que buena. Yo necesito tiempos de descanso para encajar, asimilar, integrar en el cuerpo, células, músculos y cerebro, lo aprehendido. Y ahora salgo de uno de esos tiempos de descanso y asimilación 

Por tanto, propongo salida este verano. Ahora lo llamo  “NATURA CONSCIENT”  y el planteamiento se moldea con mi propia evolución como no podría ser de otra forma. Seguimos con algunas caminatas, siempre en silencio, como columna vertebral de la propuesta. Seguimos con movimientos corporales y prácticas de Presencia y Rendición (o Aceptación) como aprendizaje valioso. Abriendo también la experiencia al disfrute más mundano: un refresco en una terraza, ir a la piscina municipal o cenar en el pueblo, si nos apetece. Aprender a disfrutar de la forma más allá de la forma, más allá del ego

La vida se ha creado para que aprendamos a estar plenos y felices en ella. Ésta es nuestra VERDADERA NATURALEZA. Para crear una nueva vida, un nuevo mundo, necesitamos aprender a ESTAR BIEN. No importa la situación que estemos viviendo, siempre podemos encontrar paz en nuestro interior, aunque sea por un instante. Y si ese instante es de verdad, suele ser un comienzo de algo que no olvidaremos nunca


Si te interesa aquí tienes la info concreta, haz clic para ampliar

[:it]

                                                         Hace más de 6 años que creé, junto a Jordi Calvo de “El Mussol” lo que entonces titulamos como “Senderismo Consciente”.  Jordi se dedicaba a buscar las rutas y guiarnos por los caminos y yo, planteaba el primer seminario que diseñé para compartir la práctica de Estar Presente en contacto con la Naturaleza, al que llamé “el taller del ahora”. No descubrimos américa, ciertamente. Hace miles de años que los humanos vivían, sin ningún tipo de esfuerzo y de forma natural en contacto profundo con la Naturaleza: la respetaban, la cuidaban y la veneraban reconociéndola como lo que es: una Gran Maestra
Hoy, las propuestas de salidas y contacto con la Naturaleza desde otra sensibilidad se han multiplicado. Es normal. De forma más o menos consciente o inconsciente es lo que nos toca, lo que nos corresponde como especie: recuperar una relación con la Naturaleza basada en el respeto y el reconocimiento mutuo. Comprender verdaderamente que no somos superiores a Ella, y que no está ahí para que la saqueemos o para servirnos. Donarle aquello que nosotros tenemos (consciencia de la conciencia) y recibir aquello que Ella tiene (vida en estado puro)


La situación era muy diferente hace 6 años. La palabra “crisis” no se había convertido en el mantra de la sociedad occidental. En realidad, reflexionando un momento y tirando de honestidad con nosotros mismos nos daremos cuenta de que vivíamos mucho más dormidos. Creíamos que aquella “sociedad del bienestar” era de verdad. Creíamos por tanto que el bienestar podíamos conseguirlo en lo exterior, en lo material. Fuera, se nos facilitaba la película para ayudarnos a seguir engañados.  Ahora la película terminó. Estamos mucho más en contacto con la verdad. Y ello nos lleva de forma inevitable a darnos cuenta que el único posible bienestar depende de nuestro interior. La vida nos trae de mil formas más y más contundentes esta realidad

Cada vez somos más personas las partícipes de esta invitación evolutiva que tenemos delante de nuestras narices. Se trata de una situación excepcional a nivel planetario, y científicos, filósofos y maestros espirituales se ponen de acuerdo en esto. Puede resultar apasionante vivirlo si aprendemos a canalizar todo este rápido movimiento de cambio. Y aunque no exento de dificultad, es una gran oportunidad para todos nosotros


                                                             Durante este tiempo de trabajo con la Naturaleza he ido descubriendo, lentamente, la potencia que tiene una relación profunda y consciente con un árbol, una flor, la piedra, el río, un pájaro, etc. Aparentemente, no ocurre nada extraordinario. Sencillamente estamos dando un paseo, u observando algun elemento, en silencio y con la intención puesta en una cierta actitud interior. Pero en lo profundo, entramos directamente en el Presente y en la Vida, y ésto es una experiencia muy poderosa y potente. Debemos ser cautos y humildes. La mente no puede ni percibir ni comprender ésto, y tenderá a no darle importancia. Pero si perseveramos, entraremos sin duda a escuchar los mensajes que se esconden tras esa conexión. Si es que uno o una puede, quiere, o se deja, claro. Porqué en primera y última instancia, en la vida en general, siempre vas a encontrar y te vas a llevar la medida proporcional a lo que pongas


Lo digo a menudo, el tiempo de parar no es tiempo perdido. Es necesario pararse. Ese bien escaso en los tiempos que corren, esa cosa tan poco popular que es NO HACER, de vez en cuando, es más que buena. Yo necesito tiempos de descanso para encajar, asimilar, integrar en el cuerpo, células, músculos y cerebro, lo aprehendido. Y ahora salgo de uno de esos tiempos de descanso y asimilación 

Por tanto, propongo salida este verano. Ahora lo llamo  “NATURA CONSCIENT”  y el planteamiento se moldea con mi propia evolución como no podría ser de otra forma. Seguimos con algunas caminatas, siempre en silencio, como columna vertebral de la propuesta. Seguimos con movimientos corporales y prácticas de Presencia y Rendición (o Aceptación) como aprendizaje valioso. Abriendo también la experiencia al disfrute más mundano: un refresco en una terraza, ir a la piscina municipal o cenar en el pueblo, si nos apetece. Aprender a disfrutar de la forma más allá de la forma, más allá del ego

La vida se ha creado para que aprendamos a estar plenos y felices en ella. Ésta es nuestra VERDADERA NATURALEZA. Para crear una nueva vida, un nuevo mundo, necesitamos aprender a ESTAR BIEN. No importa la situación que estemos viviendo, siempre podemos encontrar paz en nuestro interior, aunque sea por un instante. Y si ese instante es de verdad, suele ser un comienzo de algo que no olvidaremos nunca


Si te interesa aquí tienes la info concreta, haz clic para ampliar

[:]