Tips prácticos para trabajar el propósito 3/4

Aunque este es un proceso íntimo e intransferible para cada organización, os dejo algunas ideas para comenzar trabajar el propósito. En realidad no hay 2 propósitos iguales al igual que no hay 2 empresas idénticas en el mundo. Por eso es tan interesante este desarrollo porqué es como descifrar el propio ADN de la compañía.

  1. Crea un grupo de trabajo específico denominado «LA ESCUCHA DEL PROPÓSITO» u otro nombre que os inspire.
  2. Abre un proceso de participación voluntaria y colaborativa en la organización, o en parte de ella si sois muchos, para seleccionar los AGENTES DEL CAMBIO con el perfil idóneo: motivados, pro-activos, sensibles, etc. Lo ideal es que no sean más de 5 personas.
  3. Es importante esta selección teniendo en cuenta perfiles y roles. Tiene que conformarse una célula que sea representativa de LA REALIDAD DE LA COMPAÑÍA EN ESTE MOMENTO. Un grupo heterogéneo que sea una fotografía de la estructura del equipo: edad, genero, expertise, áreas, etc. Que no deje ningun perfil atrás aunque sea minoritario, por ejemplo: si la mayoría del personal es mayor de 40 años, pero hay también jóvenes de 20, incorporo al menos una persona de esta edad. Y así con todas las variables que conformen la radiografia de la organización.
  4. Si este desarrollo te parece interesante es porqué has visto su potencial. Pero hay que dedicarle tiempo aunque a priori no tenga una rentabilidad visible o práctica y es importante que estéis dispuest@s a invertirlo. Con un encuentro cada 3 semanas de unas 2/3 horas es suficiente.
  5. Comenzar por desarrollar vuestra línea de la vida: cuando comenzó a crearse la empresa, en qué año. Quien la fundó, como estábais en ese momento. Cuales han sido los hitos, los momentos trascendentes o de cambio importante. Que fechas o movimientos han sido claves para el desarrollo de la compañía. Observad la relación entre unos y otros hitos, e ir descubriendo la lógica que ha seguido en su recorrido.
  6. Hacer el ejercicio de cerrar los ojos y conectar con la organización. Que no sois solamente las personas que estáis ahí sentadas, ni siquiera el equipo humano que la conforma. Son también los clientes, proveedores, territorios donde actua, vehículos, oficinas, edificios, colaboradores externos, consumidores finales, productos, dinero, transacciones…conectar con todo éso y percataros de la hiper vinculación casi infinita que una organización tiene con el mundo.

Si os acercáis a ese sentir…estáis ya cerca de escuchar cuál es vuestro propósito! Suerte!