Bio y Cv

Mi biografía no es, desde lo aparente, de aquellas que describirías “fáciles”. He vivido situaciones difíciles desde pequeña, también de adolescente y adulta

Hace muchos años (llevo 25 auto-indagándome) en uno de los primeros grupos de terapia, tenía al lado al hijo de los directores de la escuela de psicoterapia en la que estaba. En apariencia él había vivido una vida mucho más fácil que la mía, con unos padres conscientes, que tenían los recursos para ayudarle a desarrollarse más plena y sencillamente. Cuando le tocó presentarse y exponer en qué momento vital se encontraba, descubrí que era casi exacto a lo que yo acababa de expresar. Teníamos las mismas dificultades, y las exponíamos desde un mismo nivel de sufrimiento. Ese fué un descubrimiento muy íntimo y revelador, que como veis nunca olvidé.  Me enseñó que no importa la biografía que tengas, lo fácil o díficil, feliz o infeliz, en apariencia, que fuera tu infancia o tu adolescencia. Que todos tenemos los mismos problemas y dificultades. Es cierto que en apariencia puede parecer que uno lo tiene más difícil que otro. Puedo asegurarte que no es verdad. Porqué la profundidad y sensibilidad que una dificultad te ha proveído es algo que en una vida más superficial no has encontrado, y que te tendrás que currar encontrar. Y viceversa. La ligereza y la conexión más inocente que una vida “fácil” pueda aparentar, te ayudará a pensar que no te será difícil. Pero en realidad, insisto, todos buscamos lo mismo y la vida de cada uno, tal como ha sido y es, es perfecta para encontrar aquello que estamos buscando.

Estar en paz absoluta con mi biografía y con mi historia es un regalo maravilloso. Hacer la paz con tu pasado y con las personas que han pasado por él, sean familia, relaciones sentimentales o cualquier otra cosa, es algo, bajo mi parecer, completamente necesario para que una persona pueda vivir tranquilamente. Aligerar tu corazón y tu cuerpo del pasado pesado no tiene precio, literalmente hablando.

Estar en paz con tu historia te conduce hacia una comprensión profunda de que todo fué como pudo ser, sin más. Sueltas tu historia personal, comprendes para qué se te presentó así, y vuelves a soltar. Entonces, todavía puedes hablar de lo que viviste o de como fué, pero ya no como víctima de la situación, si no como ejemplo o expansión de curación del pasado.

Aquí puedes consultar mi cv y formación, que para éso está 😉