2019

Amanece un nuevo año. Se alza día tras día a través del mes de enero que sin darnos cuenta casi,  se acerca a su fin. Dicen que será un año lleno de desafíos y a mi esa afirmación, me resuena. Tenemos frentes abiertos y variados todos nosotros, tanto en lo global como en lo particular. La intensidad sigue incrementándose y la velocidad con la que pasa el tiempo, o la percepción de esta velocidad, también va en aumento.

Me encuentro con personas que me cuentan que esta sensación les asusta o incomoda. Quieren tranquilidad, dicen. Y es como si vieran incompatible sentirse serenos ante estos desafíos. Pero ando descubriendo que esto no necesariamente tiene que ser así. Por qué…

y si en realidad estuviéramos en una coyuntura global sin precedentes, en la que la invitación a evolucionar pasara sin remedio por estos envistes?

y si en realidad todo esto se presenta como un paso necesario en nuestro desarrollo humano para reconocer que no somos sólo éso que vemos o pensamos?

y si en realidad estuviéramos presenciando el cambio de un paradigma que pasa de poner el foco en la importancia del «tener» a poner el foco en la importancia del «ser»?

y si la r-evolución fuera tan potente y profunda que no quedara más remedio que las antiguas estructuras caducadas se intensifiquen como último intento de seguir siendo ellas quien nos guían?

y si estuviéramos a las puertas de re-conocer lo que es la verdadera libertad de sentirnos plenamente lo que somos?

Si todo éso por una de aquellas fuera así…y si en realidad nos encontráramos en ese momento de evolución planetaria…quizás entonces no sentiríamos miedo ni incomodidad. Ni desearíamos que fuera de otra manera. Nos dispondríamos curiosos a participar de este evento. A entregarnos de la manera más sentida posible a presenciar este gran cambio. Quizás sería posible mirarlo de manera serena e incluso feliz. Quizás entonces la visión se convertiría en algo entusiasmador y motivante. Quizás, entonces, todo nos encajaría desde una nueva lógica. Quizás y no obstante, sólo quizás.