Aprovechable Navidad 2018

Que es la Navidad? 

Cual es su verdadero sentido, el propósito de esta fiesta?

Con que fin nos reunimos, comemos hasta reventar, nos hacemos regalos y lo llenamos todo de luces de colores?  

Estoy segura de que si planteamos estas preguntas a las personas y nos quedamos a la espera de la respuesta observando con atención las reacciones, comprobaremos que muchas de ellas, de entrada, reflejan desconcierto. Normal. Hace tiempo que la vorágine del tener, de los asuntos materiales de la “fiesta” ocuparon todo el protagonismo. Nos arrastraron hasta tal punto que parece normal que el sentido de la Navidad sea “no se que comprarles”, “ya lo tengo todo en el congelador” o “que rollo reunirme con la familia de mi marido”. 

Hemos perdido el norte, se dice. Pero en general y en todo. También en el sentido que tiene aquello que celebramos, en este caso la Navidad, y el para qué de todo ello. 

La Navidad como todo lo que se presenta en nuestras vidas, es una oportunidad. De ver las calles alumbradas con luces de colores e inspirarnos y fantasear con la experiencia que eso promueve. De pensar en esa persona con un cariño real, más profundo, y hacerle (del verbo hacer, no del verbo comprar) un regalo acorde con lo que sientes que ella siente. Es una oportunidad de re-encuentro, de re-unión, en la que aquel conflicto eterno con aquel familiar encuentre un espacio diferente desde el que vivirlo, y por tanto, una posible transformación. Es la oportunidad de recordar que celebramos el nacimiento de una persona que parece fue alguien lo suficientemente inspirador como para que 2018 años después sigamos hablando de él y celebrando su cumpleaños. 

Es simple. Hay dos maneras de vivir la vida, podría resumir: como un trámite (inconsciente) o como una oportunidad (aprovechamiento consciente). No importa si me gusta o no me gusta la navidad. Esa es la anécdota. Lo que importa es si la voy a vivir como un trámite o como una oportunidad. La propuesta interior, la energía que se despierta ante una u otra opción, es completamente diferente, es perceptible claramente el cambio interno. Ahora, tú decides. Por mi parte solo me queda desearte que aproveches al máximo esta oportuna Navidad! Y gracias! 

Foto: Puerta mágica en Torrejón de Ardoz, Madrid (Capital europea de la navidad 2018)