Otoño! Que te cuentas?

Sabes a quien me he encontrado hoy? Al Otoño!! Siii, hacía tiempo que no le veía y le he preguntado, pero buenooo, que tal te va? Pues no muy bien, me ha contestado. Y eso? Pues ando bastante desconcertado y perdido. Antes yo no llovía tanto ni hacía tanto frío. Las hojas de los árboles aplaudían en rojo al verme, y el bosque se llenaba de colores ocres, verdes y anaranjados. Nada de éso ocurre ahora, no lo ves? Parece que todo se acelera, y que las estaciones ya no somos estaciones, y que todo cambia y no sabemos hacia donde cambia. Y eso me desorienta.

Normal, le he dicho yo. También nosotros los humanos andamos desorientados. Cuantas personas escuchas que te cuentan que no saben que hacer con sus vidas? Que no les gusta lo que tienen o hacen pero que no saben hacia donde ir, que no ven el camino claro por el que seguir?

Y es que no nos damos cuenta querido Otoño, que los tiempos, nunca mejor dicho, están cambiando. Que lo anterior, todo lo anterior, ya no nos sirve. Es como una sensación, un olor…a caducado.

Que las fórmulas de vida estipuladas, los estereotipos de cualquier clase: pareja, familia, profesión, estudios, empresa, economía, política, etc, que hace unos años servían, ahora ya no lo hacen. Que esto es una evidencia…

El otro día mi suegra de 84 años, buena persona hasta la médula, con una autenticidad pasmosa, reflexionaba en voz alta mientras miraba a la gente caminar a toda prisa por barcelona:
Pues  que querrá la gente… Pues trabajas, te casas, tienes hijos y ya está.
Yo me reía y ella replicaba, pues claro, es que es éso…que más quieren?

Y es que éso era así en su tiempo. Pero ahora ya no lo es. Los millenials (les llaman) por poner sólo un ejemplo, ya no soportan mucho tiempo en el mismo trabajo. Tienen ideas nuevas, cambian de rumbo, viajan a otros países, se encuentran con preguntas existenciales dentro, que se yo.
Eso de conocer a tu pareja de adolescente y quedarte con ella por los restos, ya pasó a la historia. El tema de los hijos cada vez se extiende más entenderlo de otra manera. Nos multiplicamos las personas que sentimos claro que nuestro camino no va por ahí. Y aunque todavía los estereotipos tienen muuuucha fuerza, cada vez más personas estamos siguiendo a nuestro olfato. No hay de que preocuparse. Con esta aceleración, mucho me parece que se nos va a plantar en las narices ese olor a caducado más pronto que tarde.

Ósea que Otoño, que le vamos a hacer. Tu tendrás que adaptarte a dejar de ser la estación que eras, y pasar a ser otra cosa. Vete tu a saber lo que le tocará al invierno ser, porqué tu le has quitado parte del protagonismo. También te has quedado con parte de la primavera este 2018!
Y nosotros, ay, nosotros…nos vamos a tener que poner las pilas para activar partes de nuestro interior que nos ayuden a comprender más y mejor lo que está ocurriendo…porqué aunque no haya que preocuparse de que la evolución siga siempre adelante…si es cierto que lo pasaremos mejor o peor según los recursos que tengamos para afrontar semejantes cambios…

Muchas gracias!