TÚ QUE ERES INTERIORISTA? SI, PERO DE PERSONAS

Esta pregunta me la hizo la chica del banco que llevaba viendo mi firma durante años en los mails que nos intercambiábamos. El título también incluye mi respuesta…Es gracioso. Aunque también refleja la dificultad que experimento en comunicar aquello que propongo investigar a las personas en las sesiones individuales, aquello a lo que me dedico.

Soy un poco pesada con el tema del marketing y me pongo en contra o discrepo, o siento que no me representan los consejos que me dan amigos que se dedican a ello sobre como presentarte en internet para no dar yuyu, o para que se te entienda. No me siento cómoda fácilmente siguiendo estos consejos, siempre acabo optando por seguirme a mí misma y expresarme desde el corazón y mi web sigue siendo un espacio para mí y unos pocos más. En fin.

Estando en etapa de renovación de textos de la web, dejo aquí el antiguo texto explicativo sobre lo que denomino “Trabajo Interior” para mi legado, porqué fíjate tú por donde, a mí, me sigue inspirando. E igual, quien sabe, algun día, sigue inspirando a alguien más. Aquí va! 😉

Denomino “Trabajo Interior” al recorrido que propongo a las personas en los encuentros individuales. La palabra “Trabajo” aquí, adquiere un nuevo concepto, una dimensión distinta a la que habitualmente usamos. Se trata, básicamente, de tomar una decisión, o de aprender a tomarla, o sentir el deseo de encontrarla: La decisión de Ser Libre

Ser libre significa darte cuenta que no eres éso que tus pensamientos te dicen que eres. Significa experimentar que la vida está abierta al total de las posibilidades (que son infinitas) y que lo único que los limita es tu propia creencia sobre éso. Tomar la decisión de Ser Libre significa estar dispuesto a explorar y reconocer ésto dentro de ti

Tengo el convencimiento de que sin emprender un verdadero Trabajo Interior, sin ese compromiso, la transformación estable y sostenida en el tiempo no sucede. Puede que con diferentes técnicas o tratamientos encuentres un alivio pasajero, por un tiempo. Pero sin esa Decisión las programaciones inconscientes volverán a aparecer y a mostrar sus efectos en tu vida

Con los años he ido componiendo un enfoque particular, integrando el abordaje psico-corpo-emocional y la dimensión espiritual del Ser, usando palabras que más o menos entendamos tod@s. La propuesta pues se basa en ayudar a las personas al conocimiento de estos cuatro centros que los humanos poseemos y en su consecuente alineación con la situación de vida que se nos presenta

He transitado el recorrido completo (desde el sufrimiento inconsciente hasta la completa curación) en trastornos como la ansiedad (sobre la que me considero experta), la depresión o las adicciones. Por ello, pongo a disposición de las personas que atraviesan ciclos difíciles en su vida  mi propia experiencia de curación

A medida que vas evolucionando en ese Trabajo Interior, en esa Decisión, y compruebas sus efectos y la verdadera Naturaleza de la Vida, ya no tienes dudas, ni pereza, ni resistencia, ni confusión: encuentras el verdadero propósito del para qué estás aquí y para qué te sirve ese sufrimiento que vas sobrellevando: sencillamente, para Ser Feliz

Termino con estas palabras, extraídas de la introducción del Anexo a un  Curso de Milagros (Psicoterapia: propósito, proceso y práctica). Espero que te inspiren como a mi:

La psicoterapia es la única forma de terapia que existe. Puesto que la mente es lo único que puede enfermar, es asimismo lo único que puede ser sanado. Sólo la mente tiene necesidad de curación. Esto no parece ser así, pues las manifestaciones de este mundo ciertamente parecen reales. Por ello, la psicoterapia es necesaria para que el individuo comience a cuestionar su realidad. En algunos casos, puede comenzar a abrir su mente sin ayuda profesional, pero incluso entonces es siempre algún cambio en su manera de percibir las relaciones interpersonales lo que le permitirá hacerlo. Algunas veces, no obstante, necesita una relación más estructurada y extensa con un terapeuta “oficial”. En ambos casos, la tarea es la misma: al paciente se lo debe ayudar a cambiar de parecer acerca de la “realidad” de las ilusiones.