EL MOVIMIENTO DEL AMOR

Ando investigando qué es el Amor. Indagando como es, desde la experiencia, esta percepción, sensación o sentimiento que tan de cabeza nos ha traído y nos trae a los seres humanos. Se trata de una palabra con la que nos relacionamos todos desde muy pequeños, y así comenzamos a identificar o asociar ésta con alguno de los significados conceptuales que se le han ido otorgando.

Mis descubrimientos sobre el Amor, se alejan de cualquiera de éstos significados. Sigo desgranando este compartir, haciendo esfuerzos por escribir aquello que no es escribible, si no que sólo puede experimentarse.

Buscando en wikipedia el significado de amor me encuentro, entre otros, este párrafo:

“La diversidad de usos y significados y la complejidad de los sentimientos que abarca hacen que el amor sea especialmente difícil de definir de un modo consistente, aunque, básicamente, el amor es interpretado de dos formas: bajo una concepción altruista, basada en la compasión y la colaboración, y bajo otra egoísta, basada en el interés individual y la rivalidad. El egoísmo suele estar relacionado con el cuerpo y el mundo material; el altruismo, con el alma y el mundo espiritual. Ambos son, según la ciencia actual, expresiones de procesos cerebrales que la evolución proporcionó al ser humano; la idea del alma, o de algo parecido al alma, probablemente apareció hace entre un millón y varios cientos de miles de años.”

Que interesante párrafo. Primero por la diferenciación que hace de “tipos de amor”, ya que plantea 2 maneras de interpretarlo, y al decir “interpretarlo” demuestra precisión y honestidad, ya que por el momento, es en este terreno en el que nos estamos manejando, el de las interpretaciones. Y segundo porqué de nuevo con honestidad nos dice que es algo especialmente difícil de definir con consistencia. Yo añadiría que es completamente imposible, y más adelante intentaré transmitiros porqué.

No obstante podemos estar de acuerdo en que definir el Amor es algo muy difícil segun wikipedia, e imposible según yo. Pero fijémonos que nos pasamos la vida buscándolo e inténtadolo definir, a través de nuestras relaciones, miradas, éxitos, hijos, padres, parejas, amigos…la búsqueda del Amor sí que es algo intrínseco en el ser humano, y que nos mueve profundamente en TODO momento y en TODO lugar.

De ahí la importancia, bajo mi parecer, de tener la oportunidad de conocer de qué hablamos cuando hablamos sobre el Amor. Vamos a ver si podemos experimentarlo todos juntos a través de estas letras.

Cuando me dispongo a investigar qué es el Amor, lo único que puedo hacer es sentirlo. El amor sólo se puede sentir, hasta ahí todos estaremos, también,de acuerdo. Y nos vamos acercando a las buenas noticias.

Para sentirlo puedo “llamarlo” de diferentes maneras, por ejemplo, puedo imaginar a un ser querido y sentir ese Amor que siento por esa persona. O puedo mirar una escena o alguien o algo que despierte esa sensación de Amor en mi.

Cuando ya lo esté sintiendo, por un momento, puedo probar a apartar de mi mente las imágenes o escenas que me hayan ayudado a recuperar el sentimiento, y me quedo “tan sólo” sintiendo la sensación, dándole espacio, dejando que invada todo mi espacio.

Cuando aparto de mi mente las imágenes, ideas e interpretaciones que mi mente egoísta asocia a ese Amor, ahí es cuando estoy cerca de descubrir, de forma relativamente sencilla, clara y sin duda alguna, qué es y que significa el verdadero Amor.

El Amor es un movimiento. Es la palabra que he encontrado que mejor lo define. Quizás y por un momento, para comprenderlo mejor, podemos llamarlo un movimiento de energía. Una energía que no es tuya, si no que nos acompaña a todos, que nos rodea, que está ahí, siempre disponible. Un movimiento al que tu, libremente y si así lo decides, te apuntas, te zambulles en él. Es entonces cuando participas de éso que algunos llaman el Amor Universal. De nuevo estamos fragmentando. Para mí sería sencillamente percibir lo que es el verdadero Amor.

El amor no pertenece a nadie, no tiene dueño. Tu, no eres dueña ni dueño de tu amor. Entenderlo así es interpretar que tu parte egoísta puede controlar un movimiento que es mucho más inmenso que tu. Que tú puedes coger un trozito del Amor y encerrarlo en cuatro paredes, para así decidir que “ese” Amor, ama a esa persona o cosa, pero no a la que tiene al lado.

Entender así el amor, es no haberlo experimentado. Porqué cuando entras en ese movimiento, te das perfecta cuenta y sin dudarlo, que el Amor, por sí mismo, no pone condiciones. El movimiento del Amor sólo sabe hacer una cosa: Amar. Tiene todo el sentido y lógica: el Amor sólo sabe Amar.

El amor no es el que dice: si haces ésto te quiero y si no lo haces no. O si eres así te amo, pero como no seas como yo quiero que seas, ya no te amo. No. Imposible. El Amor no puede decir éso. Porqué no sabe decirlo, esos parámetros y condiciones no están en sus registros, sencillamente no lo entiende así.

El movimiento del Amor es completamente libre e infinito (o al menos yo no he encontrado su fin). Se encuentra siempre y sin excepción a nuestro alrededor y en nuestro interior. Siempre está disponible, nunca descansa. No tiene problemas ni contigo ni con nadie. Ahora bien, eres tu que debes entrar en su movimiento y darle espacio. El ya está ahí, pero no tiene la capacidad de hacértelo sentir por tí. Sólo tu tienes esa capacidad. Sólo tu puedes decidir entrar en el movimiento del Amor, apartar tus condiciones, peros, conceptos e interpretaciones y sentirlo. Te puedo asegurar que lo que allí encuentras no tiene paragón. No hay amor especial ni condicionado que pueda compararse a lo que este movimiento te ofrece.

Una vez dentro de este movimiento es extremadamente sencillo, repito, extremadamente sencillo, acompañarte de ese movimiento y expandirlo en todo aquello que hagas o digas: en la empresa, en tu familia, en tus relaciones, con el dinero, con la enfermedad, hacia el ruido de tu mente….

Más descubro el potencial que tenemos a nuestra disposición en este movimiento que nos acompaña, más me fascino en cultivarlo y seguir “entrenando”. Porqué además, desde el movimiento del Amor, éste te ofrece generosamente su propia mirada, y a través de Ella, tu descubres una versión de lo que ves completamente distinta a la que te ofrece la mente egoísta. Te aporta una información que nunca deja de ampliarse sobre éso que estás contemplando. Te guía hacia la Verdad. Y no creo que haya nada en este mundo que pueda alimentarte más que vislumbrar la Verdad. Al menos para mí así es y así lo comparto.

Participemos del movimiento del Amor. El no ha olvidado ni jamás olvidará a nadie. Que buenas noticias, ciertamente. Gracias por acompañarme!