SALIR DEL ARMARIO

Ve la luz hoy un proyecto que comenzó a cocerse hace ya más de dos años.En el mundo de las prisas, del perseguir objetivos, del hacer buscando rápidos resultados, resultará extraño para algunos…todo éste tiempo para una paginita web? 

Pero es que como en cualquier otro proyecto ésto no es sólo una página web. Es un proceso. Interior, íntimo, evolutivo…
Que necesita de sus fases: preparar los ingredientes, amasar, el fundamental tiempo de reposo, cocer a la temperatura adecuada… percibir su punto de cocción justo y terminar así emplatando y dedicándote a los detalles antes de servirlo felizmente

Esa es la clave, para mí. Que el proyecto esté embebido de tu propia (llamémosle por un momento así, porqué no es sólo tuya) Felicidad.Y uno es feliz cuando es El Mismo. Cuando se atreve a serlo, cuando ya no tiene miedo. A eso me refiero con “Salir del Armario”. Salir de donde te tiene encerrado el personaje o personalidad, tu historia o el pasado, la sociedad o la cultura, y sobretodo el miedo y la culpa, a los que casi ya ni reconocemos por ser tan habituales compañeros en nuestro día a día…

Es en este proceso en el que me he permitido estar todo este tiempo…y ésta web es parte del resultado

Últimamente ando fascinada ante la constatación constante de que podemos vivir cualquier situación que se nos presente, por nimia o trascendente que sea, desde una perspectiva muchísimo más amplia, completamente diferente. Y me enriquece compartir esta visión con otras personas a las que le interese esta exploración…
No obstante a veces la opción que resulta es tan y tan distinta a la que el movimiento colectivo propone…como hacer y respetar este impulso que nos invita a algunos a un hacer sin objetivos y sin tiempo en el entorno que vivimos de “corre corre que te pillo”?
Desde mi experiencia se trata de tomar una decisión. La de entrenar, o practicar, el centramiento en un lugar interior. Anclándote en un espacio, en una dimensión, que es distinta (muy) a la de las prisas. Siendo valiente, también. Apostando por tomar un camino diferente al que has tomado hasta ahora. Respetando un lugar dentro de ti que hasta ahora ha sido, sencillamente, ignorado.

No debemos basarnos en qué será lo que conseguiremos, si hacemos este cambio. Es natural que busquemos bienestar. Pero lo que no es natural es que lo busquemos en el futuro, y que entendamos que tenemos que hacer algo determinado para conseguirlo. El bienestar está en el propio camino, no exento de piedras, claro. Y cada piedra te señala la lección a aprender, y por ello es de máxima importancia. La Felicidad como destino está completa y totalmente asegurada. Pero el circuito de cada uno es como es. Y en vivirlo como es está la esencia del saber que vas por el buen camino

Pues aquí os lo dejo, sin esperar nada más. En realidad siento que el proyecto ha sobrepasado ya los objetivos que mentalmente me pude poner, en un principio. Adonde me ha conducido y como me siento hoy es el premio. Todo lo que llegue a partir de ahora, es regalado! Gracias