LA ESTELA QUE DEJAS TRAS DE TI

Este verano he visitado la isla de Cerdeña: amor a primera sensación, podría decir.

Pero no es ésto lo que quiero compartir con vosotros hoy, si no algo que presencié en una de las playas más conocidas y hermosas de la isla: la spiaggia dalla pelosa

Una playa de arena blanca y fina, extremadamente suave. Sumergir los pies en ella, una caricia sencilla. Un mar calmado, amable, de mil tonos azules por el que te puedes adentrar dando largos paseos sin que el agua sobrepase tus rodillas……

Ante tanta belleza se despierta una sonrisa interior…

Será que aquel día comenzó a girarse un viento muy intenso. Esa misma arena suave y acogedora se convirtió en ráfagas de alfileres bailando a son del viento. Ese mismo mar, ondeando fuertemente, dejó de invitarte a entrar, y si lo hacías, te manoseaba haciendote caer de un lado al otro, cual marioneta cuyos hilos manejaba alguien que se tronchaba de la risa al verte…

En la misma playa, una larga linea de tenderetes, donde vendían vestidos, fulares, colchas, bolsos, gafas…cada uno de ellos regentado por una o varias personas, de dos etnias diferentes, aunque ambas africanas. Ello era obvio tanto por su aspecto como por su indumentaria

Comenzó a hacer frío. La estampa era curiosa, quien más quien menos cubierto con chaqueta, toalla y todo lo que improvisadamente te guareciera, allí, en la playa. Pero todos allí como pasmarotes, esperando que aquel viento amainara…

La situación invitaba a acercarse a cotillear por el mercadillo. Paseé por allí, miré, me interesé por alguna cosa. Pregunté precios ( regaterar no es lo mío y soy consciente)… Tras un breve repasillo, me percaté de algo: entre ellos había un pacto y todos te daban el mismo precio y el mismo descuento, sin diferencias.

A mi alrededor un movimiento llamó mi atención: unas chicas, muy jóvenes, dirachacheras, tirás palante ellas, andaban de un tenderete a otro, interesadas por unas telas, regateando con desparpajo. Negociaban con uno de los tenderos y después iban al de al lado a ver si les mejoraba el precio. Estuvieron allí mucho rato, siguiendo con este movimiento de un lado para el otro, yo las iba observando desde la lejanía, ya en mi toalla

Decidimos marcharnos. Antes, quise acercarme a comprar una de las telas que había visto. Las chicas seguían allí, acababan de cerrar el negocio. Percibí muy claramente la tensión en el ambiente. Imaginé que se había tensado la cuerda ya que las caras de todos eran más bien largas. Pagaron de forma disimulada y disimuladamente satisfechas con ellas mismas se marcharon. Antes de perderlas de vista, vi como pasaban por el otro tenderete y decían algo a otro vendedor. En ese momento ni proyecté ni pensé en nada, aunque de forma espontánea, me puse muy Presente y un ánimo pacificador me invadió. Intenté ser amable con el muchacho, mi compra fue muy sencilla, pagué lo que me había pedido, le ayudé a doblar algunas de las telas que me había mostrado en silencio y me marche. Si que sentí que algo de Paz dejaba tras de mi. Pero no debió ser suficiente…

Subiendo por las escaleras que nos llevaban hacia la carretera, a los pocos minutos, unos gritos nos alertaron a nuestras espaldas. Una violenta discusión había estallado. Hablaban en africano pero no hacía falta entender…se reclamaban algo sobre el pacto de precios. Comenzaron a acumularse personas, muchas, empujandose, violentamente. Alguien cogió el teléfono para llamar a alquien. Desde arriba, aquella maravillosa playa se había convertido en un oasis de miedo, violencia, tensión y negatividad. Ya no veía a las chicas, no sé si presenciaron lo que allí ocurrió. Si que me centré en ver lo que ocurría dentro de mi: miedo y desorientación. Tristeza e impotencia. Estuvimos unos minutos siguiendo con la intención de Estar Presente, pero debo reconocer que no pudimos sostenerlo mucho tiempo. La cosa se complicaba y decidimos marcharnos

Las consecuencias de tus actos. El enlace indisoluble de tus actos con las vidas de las personas con las que te cruzas a cada momento, en cada instante, cada día. La responsabilidad o inconsciencia que tienes sobre ésto. La estela que dejas tras de ti. Recordáis la película CRASH? Magnífica…no os la perdáis si queréis comprender un poco más sobre esto…gracias!