FELIZ EQUINOCCIO

El verano termina en pocos días. Ha sido, desde mi sensación y perspectiva, un verano intenso para muchas personas, con mucho movimiento. La energía que nos rodea circula cada vez con más rapidez. Usada en la dirección adecuada es una magnífica ayuda para el Despertar. Sin consciencia, sin atención , se convierte en un acelerador de la neura, y nos enloquece

Personalmente he vivido un verano repleto de hermosos momentos y de vitalidad. De regalos y de evolución. Los efectos de aprender a vivir, poco a poco, desde un plano más Conciencial, se hacen notar. No hay duda de que la Felicidad (la de verdad) se esconde dentro de cada uno. Y no hay duda de que se puede aprender y conseguir alcanzarla

Este próximo fin de semana sucede el equinoccio, el momento en el que termina una estación y comienza otra. Una nueva energía nos invita: el otoño. Según wikipedia, fijaros:

Se denomina equinoccio al momento del año en que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre. Ese día y para un observador en el ecuador terrestre, el Sol alcanza el cenit. El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste entonces coinciden. La palabra equinoccio proviene del latín aequinoctium y significa «noche igual».Ocurre dos veces por año: el 20 o 21 de marzo y el 22 o 23 de septiembre de cada año,épocas en que los dos polos de la Tierra se encuentran a igual distancia del Sol, cayendo la luz solar por igual en ambos hemisferios. En las fechas en que se producen los equinoccios, el día tiene una duración igual a la de la noche en todos los lugares de la Tierra. En el equinoccio sucede el cambio de estación anual contraria en cada hemisferio de la Tierra.”
Me ha parecido algo maravilloso. Por un momento y en alguna esfera de nuestras vidas, sucede algo que es completamente igual (aunque al contrario) en todo el planeta. Son tiempos en lo que nos hace falta, mucha falta, poner atención en lo que nos une, y no en lo que nos separa. Parece mentira que todavía no nos demos cuenta masivamente que poniendo el esfuerzo en lo que nos separa, nuestra sociedad no funciona.
Me parece un buen ejercicio y por eso os lo propongo, que este fin de semana recordemos que en todos los lugares de la tierra y al mismo tiempo, tenemos la misma cantidad de luz que de sombra. De Sol que de Luna 
Aunque no lo sepamos o no lo percibamos, ocurre lo mismo en nuestro interior. Todos tenemos la misma cantidad de luz que de sombra. Y conectar, verdadera y profundamente, con esta idea, sólo puede hacernos bien. Sólo puede ayudarnos a percibir que no estamos tan lejos ni tan separados unos de otros. Que hay un espacio, mucho más vasto del que nos solemos mover, en el que todos somos UNO. El espacio unitario de la conciencia.
Suerte con el equinoccio, y bienvenidos!