“NATURA CONSCIENT”: PORQUÉ EN SANT JOAN DE FÀBREGUES

Me confieso enamorada de esta zona de Catalunya. Cuando camino por losalrededores de Rupit o Sant Joan de fàbregues, por el Collsacabra, me siento como en casa, pero la casa de verdad, la del SER. Acogida, recogida, en paz, FELIZ. Pero la felicidad de verdad, la del SER.

La Madre Naturaleza y su inmenso útero nos acoge siempre de forma incondicional, si nos dejamos.  Y en este lugar esa acogida es muy clara y potente, desde el primer momento en el que te paras a percibirla.

Es por eso es que vuelvo y os propongo volver, cada año.

Serán sus cerros rocosos con cumbres planas y aparente sequedad, por las que puedes caminar por kilómetros sintiéndote más cerca del cielo, y mirar desde ahí arriba la vida que transcurre abajo.  Serán sus barrancos, cubiertos de largas paredes bastante rectilíneas y en los que podemos adentrarnos para llegar a sus cascadas y pozas para bañarse (este año, gracias al cielo, sí hay agua!). Será la vegetación que encuentras a las veredas del río, espesa, húmeda, por la que el Sol sólo aparece a través de rayos de luz que se dibujan entre los árboles. Tierra de polaridades, de extremos. Cumbres sin sombra, sombras sin Sol.

Como muchos de nosotros nos encontramos a veces

Sin recordar que en las cumbres, en plena luz, la sombra también está, aunque en ese momento no la encontremos. Y sin recordar de igual forma, que cuando visitamos la sombra, la luz, el Sol, nos espera más allá.

 

La Naturaleza parece que esta sabiduría ya la trae de serie…

 

Amo este lugar. Amo también la rectoría, el lugar donde nos hospedamos. Su distribución de casa de colonias invita y fomenta el compartir armoniosamente. Como cuando éramos pequeños y salíamos con el colegio, cuando todavía no poníamos tantas condiciones a la vida. Las estancias son una maravilla, impregnadas de cuidados y buenas vibraciones. El resultado de la experiencia es siempre el mismo: una amplia sonrisa en el rostro.

La Ermita que colinda con la casa, es una de las pocas que quedan de más de 1000 años de antigüedad. 

Se trata de un espacio sagrado. Poder trabajar en su Interior es un verdadero regalo. Dentro, meditaremos, cantaremos y bailaremos…

La comida es exquisita! Sea que comamos en la casa o que nos preparen picnic para comer fuera

Los espacios que rodean al lugar…te atraen con su fuerza magnética una y otra vez. Cuando estés allí, buscarás tus momentos para sentarte en cualquiera de esos lugares y, sencillamente, ESTAR…

En esta ocasión, tendremos la posibilidad de practicar el estado de profunda Presencia y relajación que se consigue meditando en el interior del agua caliente.

Desde el corazón te animo a venir. Del 15 al 18 de agosto allí estaremos un grupo de personas con el ánimo de compartir PRESENCIA, NATURALEZA, BIENESTAR, FELICIDAD, RELAJACIÓN y sobretodo TRANSFORMACIÓN. La mayor aspiración es volver a casa con algunas de las viejas pautas de comportamiento, o los viejos dolores instalados en tu interior que una y otra vez te condicionan el presente, transformados en CONCIENCIA. Yo, pondré todo lo que esté en mi mano, cuerpo, corazón y alma para ayudaros a conseguirlo. GRACIAS