DINERO Y TRABAJO, ENERGÍA Y MIEDO

 

Desde hace años que exploro la relación que tengo/tenemos con el dinero. Los descubrimientos resultan apasionantes. Tras el “sencillo” y automático gesto de entregar un billete o una tarjeta de crédito para pagar cualquier cosa, o cuando alguien te paga dinero a ti,  si prestas atención a lo que se mueve en el cuerpo podrás percibir que a menudo es intenso y te da pistas sobre como es tu relación con el dinero y por tanto, como se mueve tu energía vital en contacto con el mundo. Porque sí, están directamente relacionados…Estaremos de acuerdo que en nuestra sociedad (no es igual en otras sociedades más conectadas a la comunidad y a la tierra) el dinero no es el pedazo de papel o metal donde se imprime su valor numérico, o el trozo de plástico de las tarjetas… tampoco es las  x cifras que muestra la cuenta bancaria, en la pantalla o el papel. La misma cantidad de dinero (sea mucho o poco) supone muy diversas reacciones en las personas: alegría, miedo o terror, parálisis, rechazo, avaricia, liberación, egoísmo, sensación de poder, violencia, tranquilidad, superioridad, puede despertarse en nosotros el deseo de solidaridad o cooperación o incluso he vislumbrado en algunas personas, una cierta sensación de asco. Todo esto puede producirnos el dinero. Entonces es claro que no se trata tan sólo de un papel o un número, no? 

La relación particular que cada uno tenemos en el dar y recibir dinero, es similar al intercambio de dar y recibir nuestra propia energía en el mundo. El miedo, al menos en mi caso y en el de otras personas, suele aparecer rápidamente…si profundizamos en ello podremos darnos cuenta de que en realidad, ese miedo tiene que ver con la vida misma y nuestra forma de vivirla.

Algunas personas me dicen que quieren trabajar para ser más conscientes pero que no tienen dinero. Siento que si verdaderamente queremos trabajar, no debemos dejar que esa circunstancia sea la que nos pare. Porque vivimos momentos importantes en los que evolucionar es una necesidad apremiante, a nivel personal y colectivo. Pagar por trabajar en tu evolución interior es necesario, al menos durante una etapa del Despertar, mientras necesites ayudas o guías. Que la inversión que hagas (material y no material) sea prioridad para ti es fundamental. No tiene que ver con si tienes más o menos dinero, si no con la forma en que lo inviertes. Puedes tener poco dinero y usarlo sin mesura ni responsabilidad, apuntándote a un “bombardeo” y consiguiendo tan sólo coleccionar talleres. O puedes tener mucho dinero e invertir de forma consciente en aquello que verdaderamente te interesa y poniendo parte de ti en ello, dejando felizmente que el dinero se marche y fluyendo con eso. O a la inversa. La forma en que lo hagas te está mostrando como es de valioso (o no) para ti, el querer crecer y vivir Despierta o Despierto. Y finalmente, si el Despertar es verdaderamente importante para ti, el dinero siempre aparece…
La buena nueva es que una nueva forma de vivir todo esto ya está apareciendo…aprender a abrir las antenas para percibir como es esta nueva forma, es el camino!
 En este weblog podeis encontrar varias propuestas, algunas de ellas “sin excusa”. Las excusas vienen de la vieja consciencia, y hay que dejarlas de escuchar. Y he aquí mi intención en facilitarlo. Gracias!