_APORTACIONES: CICLOS Y BURBUJAS

Muy buenas a todos, como se presenta el otoño?

En mi, diviso el asomo de su energía… el otoño se acompaña de la caída de la hoja…hojas que ya no sirven, que están secas y muertas, y que por ello los árboles sueltan sin inmutarse…quién ha presenciado el paisaje de un bosque en otoño ha podido percibir el concierto de colores, la intensa vitalidad pacífica que transmite… no olvidemos que esa vida y esa energía se crea de dejar caer lo que no sirve…fundamental para prepararse para el invierno, ciclo de recogimiento y descansoprofundo…que a su vez nos prepara para la primavera, el brote y nacimiento de la expansión…y con el verano, llega la manifestación de esa expansión…

En nuestra sociedad hemos enfermado de expansión…nos parece que los ciclos de dejar ir, de parar y descansar, son ciclos no fructíferos, que denominamos alegremente “fracasos”…nos parece que si un día el cuerpo nos pide parar, no hacer y descansar, algo va mal…es el hacer y el crecimiento constante lo que entendemos como “positivo”…sin caer en la cuenta de que cualquier objeto, persona, animal, sistema, etc, que creciera infinitamente, sin parar, sin contraerse, sin reposar, se convertiría en algo monstruoso…

He aquí un nuevo _Aportaciones, impregnado, tanto como soy capaz de dejar, de esa energía otoñal…además de mi propuesta para aprender sobre ésta, encontraréis reflexiones sobre lo que he bautizado como “la burbuja consciente”, un texto de Eckhart Tolle que habla sobre el karma, un par de temas musicales y un regalito final. Espero que parte de ello o todo, os nutra y gracias por estar ahí compartiéndolo!

Nueva propuesta de Intensivo “Natura i Presència”, durante los próximos días del 6 al 9 de diciembre.
En esta ocasión  la propuesta es experimentar la energía del ciclo de la Naturaleza con el que nos encontraremos (finales de otoño, principios de invierno) para aprender a dejarnos estar ahí, y conocer la fertilidad que ese estado “esconde”. Aquí tenéis más información (haz clic) 

La Burbuja Consciente: 1ª entrega

Me decido aquí a iniciar la entrega de una serie de escritos (propios y de otros) en relación a un “fenómeno” sobre el que me parece útil e interesante explorar. Se trata del boom, de la ola, de la expansión del “sector” (por englobarlo en alguna palabra y que nos entendamos) de las terapias alternativas, crecimiento personal, consciencia y/o espiritualidad. Mis propios conflictos con todo lo que me encuentro, el sentirme a menudo empachada con todo lo que me llega (dedicándome a ello, ups!) y las confusiones (enormes, en algunos casos) que he podido presenciar en algunas personas a las que he acompañado, me han llevado a profundizar sobre lo que veo y siento ante lo que está ocurriendo e intentar, a través de este trabajo, clarificar algo desde y claro, mi humilde (y espero que ésta no deje de acompañarme, ups!) opinión.

Y es que la necesidad interior de un cambio, es muy grande para muchas personas. La búsqueda de consuelo, cuando fuera ya no hay forma de encontrarlo, es a menudo desesperada. Los tiempos actuales vienen acompañados de lo que la vida ha sido siempre: incertidumbre. Que nosotros creyéramos que la borrachera de pseudo-seguridad a la que incluso le pusimos un nombre (estado del bienestar) era la vida, simplemente nos ha sumido en un profundo estado de desensibilización y sueño. Ahora, la verdadera vida (y con buenas intenciones) aprieta, y Despertar no está siendo fácil. Para ninguno de nosotros.

Es por todo esto, que millones de personas en el mundo se han lanzado a buscar: unas han encontrado, otras no…unas creen que han encontrado y en verdad, lo que ocurre es que vuelven a “tomar pastillas” aunque ahora de otro material que parece diferente y mejor al de antes….muchas de ellas se han/nos hemos lanzado a acompañar a otros en este periplo…y es que como uno o una evoluciona enseñando, como en realidad, nos curamos a nosotros mismos ayudando a curarse a los otros, y como a menudo esta motivación es inconsciente o no se percibe y no está clara…la confusión está servida.

Ayudándome del humor, porque es un condimento muy necesario, me he permitido usar el mismo término de la “burbuja inmobiliaria” para denominar este momento en este particular “sector” como la “burbuja consciente”. J

Intentaré ir profundizando en esto poco a poco. Para empezar os planteo dos propuestas:

La primera, un texto de Eckhart Tolle sobre su visión de lo que es el karma. Me parece muy concreto y define la línea desde la que intentaré transmitir: el camino es sólo dentro. Nadie fuera, ni persona, ni técnica, ni herramienta, ni canalización, ni enseñanza, ni información puede proporcionarte la transformación. Sólo tú puedes proporcionarte esto, y para ello necesitas acceder a la verdadera fuente, que no está en lo que nadie te pueda contar…

La segunda, dos músicas. Una creada desde la Presencia (gràcies Imma!).

Otra (gràcies Marc!) y a pesar de que habla y trata sobre el presente, está creada desde la conciencia egoica. Es lo que algunas personas me han dicho que ahora llaman (si, ya le han puesto un nombre) el presentismo, ósea: una simple moda más en la que hablamos sobre el presente, en la que nos decimos las bondades y beneficios de vivir el presente. Nada que ver, el hablar sobre, a el experimentar sobre, que por cierto, no necesita palabras… Aquí tenemos, de nuevo, el ego confundiéndose (su especialidad) y de qué manera!!

Dejo flotando aquí una pregunta: al escuchar las músicas, sentís la diferencia? Cuál es?  Podéis publicar vuestras experiencias en el blog o enviármelas directamente a mi. Gracias por participar!

Para terminar, un regalito (gracias Celia!):

No tienes porqué sentir dolor cuando pierdes algo, ya que todo lo que pierdes regresa a ti en otra forma diversa. No sabemos nunca lo que más nos conviene, rechazamos el dolor, pensamos que el dolor nos lleva inevitablemente al sufrimiento, pero muchas veces el dolor es precisamente la puerta que nos permite salir del sufrimiento, ese sufrimiento que puede estar instalado por años en nuestro cuerpo y nuestra mente. Una situación de gran dolor puede ayudarnos a dejar de una vez por todas patrones de comportamiento que nos dañan. Además si nos abrimos a la verdad, comprobaremos que nunca perdemos lo esencial, que solo las formas cambian, los rostros cambian, pero el amor siempre regresara a ti en otra forma, en otro rostro, en otra experiencia. El mismo Dalai Lama ha dicho que muchas veces no obtener lo que uno quiere es un maravilloso golpe de suerte, y nos recuerda algo muy importante: el dolor no es un castigo así como el placer no es una recompensa.