CON AMOR, DE ECKHART TOLLE

Queridos amigos, hace dos mil años Marcus Aurelio escribió: «nuestro enfado o molestia son más perjudiciales para nosotros que las cosas que nos están molestando en sí.»

La mayoría de las veces, verás que esto es verdad. La negatividad refuerza el ego, pero te debilita. Impide que emerja la verdadera inteligencia en el trato con situaciones y personas. Cuando reconoces su inutilidad y nocividad, comienza a calmarse. Puedes entonces enfrentar y aceptar las situaciones y las personas como son, sin este equipaje interior innecesario. Este es el principio de la sabiduría en acción.